Fundación Bunge - Interactividad - Blog - Blog da Fundación - "El pasado no reconoce su lugar: está siempre presente.”

Interactividad

Blog da Fundación

"El pasado no reconoce su lugar: está siempre presente.”


Share |
Publicado en 07/10/10 às 14h15 envie a um amigoenvie a un amigo

"El pasado no reconoce su lugar: está siempre presente.” Mario Quintana

Desde 2009, el Historiador que, en Brasil, actúa sin profesión regulada, tiene un día nacional para conmemorar – 19 de agosto – dado en homenaje a la fecha de nacimiento de Joaquim Nabuco.

La Historia es una disciplina que está presente en todas las otras formas de pensamiento, sea científico o no. Todas las manifestaciones que son pasibles de ser analizadas, también pueden ser historiadas. Varias otras profesiones y las propias ciencias humanas, exactas y biológicas se valen de la Historia como forma de situar un fenómeno en el tiempo y en el espacio partiendo, en general, de la génesis de lo que se observa hasta las más recientes conquistas.

Formalizada de  la manera tal cual la conocemos en el Siglo XIX, los historiadores buscaban, entonces, conquistar para la historia el status de ciencia. Para eso, aplicaron teorías y métodos de análisis que venían de las ciencias exactas y biológicas, por medio de las cuales buscaban establecer estándares y taxonomías y la verificación de circunstancias y síntomas que facilitasen el análisis y prospección de futuro. Actualmente, existen variadas corrientes históricas que, más que las grandes narrativas, privilegian formas de observación de la vida cotidiana y sus elementos tales como la microhistoria, la historia cultural, la historia de lo cotidiano entre otras.

En correlación con otras ciencias, el Historiador de formación académica tiene un interesante y, cada vez más expandido mercado profesional. En oposición al sentido común que imagina que el historiador lidia con un pasado pronto y acabado, su función está vinculada con el lanzamiento de nuevas bases de actuación para el futuro teniendo como punto de inflexión las experiencias ocurridas y las múltiples interpretaciones que a ellas se puede dar.

Por lo tanto, más que con hechos, el historiador lidia con las diferentes formas de abordaje sobre los mismos, llevándolo a interpretar procesos que interactúan entre si y configuran el presente en sus varios aspectos sociales, económicos, políticos, morales y éticos.

Por eso, la Historia tiene por objeto lo que tenemos de esencial y que nos distingue de todas las otras formas de existencia: nuestro propio sentido de humanidad y la búsqueda de comprensión sobre nuestra presencia en la vida.

Por Marilucia Bottallo, coordinadora del Centro de Memoria Bunge



ComentáriosComentar

Os comentários divulgados no site da Fundação Bunge são de responsabilidade dos usuários e não refletem os valores da Fundação Bunge.

Nenhum comentário encontrado

Envíe su comentario



Imagen de seguridad



Perfil

En el Blog de la Fundación Bunge compartimos opiniones, experiencias e ideas. Profesionales de la entidad tratarán de temas relacionados a las líneas de actuación de la Fundación Bunge. Participe usted también, exponiendo opiniones y alimentando ideas.

Archivos