Fundación Bunge - Interactividad - Blog - Blog da Fundación - Arquivo de Fevereiro de 2010

Interactividad

Blog da Fundación

Arquivo de Fevereiro de 2010

Preservación de la Memoria, Preservación de la Vida


Share |
Publicado en 17/02/10 às 09h00 envie a um amigoenvie a un amigo
“If you know your history / Then you would know where you coming from / Then you wouldn´t have to ask me / Who the heck do I think I am…” Bob Marley
 
La Historia y su relación con la Memoria y la Preservación Patrimonial pueden ser encaradas, en un mundo tan problemático y carente, como algo que debería ser objeto de preocupación sólo cuando las necesidades básicas – vivienda, alimentación, salud, saneamiento básico y educación – ya estuviesen suplidas.
 
La memoria, materia prima de la historia, es fluida, dinámica, capaz de crear vínculos entre el pasado y el presente y está en constante construcción. El patrimonio depositado en museos, archivos, bibliotecas y centros de memoria tiene la posibilidad potencial de ser vector de evocación de memorias. Libros, colecciones museológicas o personales tales como cartas, fotografías e incluso objetos inusitados, sin apelo por su origen, material o forma de producción son guardados como formas de registro, recuerdos, fragmentos capaces de hacer resurgir memorias próximas o distantes. Por lo tanto, la preservación de índices de memoria es un derecho tan vital como cualquier otra necesidad básica.
 
Las recientes catástrofes ocurridas en nuestro país, como en São Luís do Paraitinga y las más dramáticas como consecuencia de los varios terremotos en Haití son algunos ejemplos que revelan que la cultura es lo que puede hacer la diferencia en la recuperación de valores humanos. Además de éstas, inevitables, están las infames catástrofes provocadas por el ser humano tales como los conflictos armados, la corrupción, la destrucción de hábitats naturales y los desastres tecnológicos cuyos impactos provocan muertes, situaciones de abandono, desequilibrios ecológico además de causar elevados perjuicios económicos.
 
En estos momentos, la preservación del patrimonio es invocada siempre que esperamos que la humanidad no repita los mismos errores, buscando proyectar un futuro que sea más justo y sustentable para todas las formas de vida.
 
El Patrimonio Cultural es una de las manifestaciones de nuestro ser y estar en la vida. Sea él material o inmaterial, da sentido a nuestras acciones y permite que podamos reflexionar sobre quiénes somos, dónde estamos y para dónde deseamos seguir. El patrimonio es tan significativo que, al ser retirado de su lugar de origen por motivo de hurto, robo, vandalismo o por ser alcanzado en situaciones extremas, las poblaciones sienten su pérdida como potencialización del grado de la tragedia, principalmente cuando hay pérdida de vidas humanas, pues se pierde la cohesión y la identidad del individuo en la sociedad.
 
Por eso, se justifica el esfuerzo de varios organismos nacionales e internacionales y de las instituciones de protección, en la preservación y restauración de acervos comprometidos, así como el esfuerzo en el combate al tráfico ilícito y al salvamento de bienes alcanzados en situaciones de catástrofes. Esas acciones pueden significar la restitución de referenciales, el retorno de la esperanza, de la dignidad y un facilitador en los procesos de reconquista de la autoestima y de la reconstrucción de identidades personales y colectivas de las comunidades alcanzadas.
 
Por Marilúcia Bottallo, coordinadora del Centro de Memoria Bunge
Páginas - 1


Perfil

En el Blog de la Fundación Bunge compartimos opiniones, experiencias e ideas. Profesionales de la entidad tratarán de temas relacionados a las líneas de actuación de la Fundación Bunge. Participe usted también, exponiendo opiniones y alimentando ideas.

Archivos